jueves, 20 de febrero de 2014

365 días, 365 causas

Dedicado a todas las amas de casa en su día, que he decidido que sea hoy. ¿Por qué no va ser hoy su día, 20 de febrero? Bueno también es el día del gato, pero claro, con 365 días, se queda corto el año para tanta efeméride. Que se lo digan a Jona, futbolista, que por querer celebrar con toda su buena intención el día del cáncer infantil (15 de febrero) ha cometido una falta grave que le cuesta 2000 euracos. La noticia, por cierto apoya al jugador pero el reglamento es lacónico y muy específico:
Artículo 91. Celebraciones.
1. El futbolista que, con ocasión de haber conseguido un gol o por alguna
otra causa derivada de las vicisitudes del juego, alce su camiseta
y exhiba cualquiera clase de publicidad, lema, leyenda, siglas,
anagramas o dibujos, sean los que fueren sus contenidos o la finalidad
de la acción, será sancionado, como autor de una falta grave,
con multa en cuantía de 2.000 a 3.000 euros y amonestación.
No queda margen a las opiniones, chico, es el reglamento

Pero volvamos a las amas de casa: -¿Qué quieres hoy para comer, cariño? -Cualquier cosita. -Ya, pero... ¿alguna preferencia? -Me gusta todo lo que tú haces. -¿Unas vainas (judías verdes) cocidas? -¿Eso? No, eso no. -Ya, ¿y? -No, lo que quieras. -Ya.

Así que begiandi (ojo grande), que es un pedazo calamar de 1.100 gramos. Lo primero es limpiarlo y quitar las tripas, coger la tinta e intentar voltearlo. Fracasar estrepitosamente después de darle una paliza y proceder a trocearlo finamente. Lo demás es conocido. Tres cebollas, medio pimiento verde, una galleta maría, chorrito de aceite, pizca de sal y una latilla de tomate triturado. Una tinta de begiandi que tenía congelada (lo hice a la plancha y ha sido el pestazo más rico del año en casa), y la tinta del nuevo. Espero que la paliza que se ha llevado el nuevo le haya dejado tan blandito como los pulpos a feira (mal llamados a la gallega ;-)).

Lo que sigue también es conocido. Se atonta la cebolla picadita con medio pimiento, el tomate, las negras tintas, la galletica y se pasa todo por el pasapuré, por un lado. Se manchan las tiras con un poco de harina y se pasan por la plancha.
Se mezcla todo y se deja al fuego suave un rato. Mejora con el reposo y los recalentones.

Luego un arroz blanco y la explicación a los niños: Cómelo, que está hecho con tomate y tinta de calamar, que después de comerlo te escribe en el estómago: "Te quiero". Lo dicho. Feliz día del gato y del ama-amo de casa



1 comentario:

Ramón dijo...

Ya que nadie lo dice, lo diré yo. La multa le ha sido retirada a Jona. ¿Justificación para contravenir una norma tan clara y poco dada a interpretaciones? ¡Que el texto había sido escrito «con trazos de bolígrafo o rotulador fino», por lo que era «imposible de leer a distancia» y, por tanto, no suponía un acto publicitario! Y conste que estaba y sigo estando en contra de esta sanción.

Blogs que miro con frecuencia. Últimas entradas